Dwight Hartigan, a sin place…

El deseo es un hotel de paso

Úrsula está sentada en la cama y fuma un cigarrillo con lentitud. Su cuerpo desnudo es voluptuoso y sus senos firmes. La miro cuando salgo del baño y de inmediato se me antoja abrazarla y besarle el cuello con delicadeza. Aunque, claro, un hotel de paso es el lugar menos romántico. Me sonríe mientras me acerco y su boca dibuja una promesa. “¿Sabes?” , pregunta y no espera mi respuesta, “estaba pensando que tenemos tres años de conocernos y nunca me has dicho que me amas, sólo que te gusto o que me adoras, pero nunca que me amas”. Acallé sus protestas con el fuego de los besos; ella se dejó llevar y acaricié sus piernas, mordí suavemente sus puntos vulnerables y una vez que gimió de placer volví a entender que hay mujeres que nacieron para hacer el amor sin descanso. Ella sería una chica perfecta, de no ser por esos momentos en los que habla y dice cosas como “cuando nos casemos, quiero tener dos hijos y comprar un perrito”. Hay mujeres que son más hermosas cuando callan.

Siempre he pensado que no hay nada más triste que amanecer en un hotel, rodeado de objetos fríos e impersonales, como los cuadros de floreros feos, las sábanas que huelen a cloro, ceniceros baratos, toallas tiesas, lámparas que no iluminan nada, pero en cuanto miro el rostro de una mujer satisfecha que duerme a mi lado recuerdo que hay lugares ideales para iniciar un incendio. Y si esa chica abre los ojos y te besa el pecho mientras se vuelve a acurrucar, entonces sabes que por muy lejos que estés de casa, te has acercado un poco al corazón de alguien.

No sé quién dijo que las mujeres son inevitables, que quieras o no, son parte importante de tu existencia, pero, a veces, me da por pensar que es difícil concentrarte en tu vida o en tu muerte cuando siempre andas persiguiendo besos, caricias y palabras femeninas. Alejandra no sabía quién era Gabriel García Márquez y confundía a Coldplay con una marca de champú. No, lo suyo no era pensar, pero sólo con caminar desnuda sobre la alfombra abofeteaba a los demonios de la lujuria. Cansada de recorrer hoteles baratos, propuso mudarse a mi departamento. Imposible. Cuando no estoy solo prefiero estar conmigo mismo, intenté explicarle. No entendió razones y allí terminó todo. A veces, cuando escucho las canciones de Joaquín Sabina, me acuerdo de ella, de sus piernas largas, de sus caderas anchas, su lengua cálida, su piel blanca, sus murmullos obscenos en mi oído y acepto que estoy perdido. Hay mujeres que son como gatos subiendo por tu espalda desnuda. Y, entonces, el dolor es más profundo que las heridas.

septiembre 4, 2007 - Posted by | Sensaciones y vivencias

11 comentarios »

  1. Me dí un tiempo para pasear por su blog, y noto que me ha agregado a su blogroll, por lo que le agradezco las finas atenciones Distinguido Caballero de la Orden Constantiana de San George.

    Interesantes sus sensaciones y vivencias.

    Por lo que hace a la frase “mujeres que son como gatos subiendo por tu espalda desnuda” obligadamente me hizo recordar que conozco a alguien que posee esas características.

    Un beso diabólico.

    Comentario por Abogada del Diablo | septiembre 4, 2007 | Responder

  2. Caramba, justo deje un post en casa de nuestra querida abogada donde cito la frase “El amor se disfrazó de lujuria”
    Muy interesante relato; la perfecta revolución pasional.

    Saludos George

    Comentario por B'LoraK | septiembre 5, 2007 | Responder

  3. El honor es mio Advocatus, mas aún cuando me recuerda los origenes de esta Orden Constantiniana de la que atinadamente hace referencia.

    Y creame, esa sensación de “mujer como gato que sube por mi espalda desnuda” es tan intensa, ojala la viva de nuevo pronto…

    Comentario por gconstantine | septiembre 5, 2007 | Responder

  4. Gracias por el cumplido B’Lorak, y pues si, la practica de disfrazar el amor de lujuria resulta conveniente, sobre todo cuando se trata de confundir a la soledad o a la rutina.

    Comentario por gconstantine | septiembre 5, 2007 | Responder

  5. THREE:

    The path of the righteous man is beset on all sides by the iniquities of the selfish and the tyranny of evil men. Blessed is he, who in the name of charity and good will, shepherds the weak through the valley of darkness, for he is truly his brother’s keeper and the finder of lost children. And I will strike down upon thee with great vengeance and furious anger those who would attempt to poison and destroy my brothers. And you will know my name is the Lord when I lay my vengeance upon thee.

    Comentario por Fifty ways to leave your lover | septiembre 5, 2007 | Responder

  6. Yeah, we cool. Two things. Don’t tell nobody about this. This shit is between me, you, and Mr. Soon-To-Be-Living-The-Rest-of-His-Short-Ass-Life-In-Agonizing-Pain Rapist here. It ain’t nobody else’s business. Two: you leave town tonight, right now. And when you’re gone, you stay gone, or you be gone. You lost all your L.A. privileges. Deal?

    Regards Jules from Marsellus

    Comentario por gconstantine | septiembre 5, 2007 | Responder

  7. Triste, bastante triste, un hotel de paso es solo un suspiro de la vida. Pero generalmente abandonamos lo importante por lo urgente. A mi me cambiaron por un hotel de paso, un fajo de billetes y tiraron mi dignidad a la basura.
    Él sigue en los hoteles de paso y yo trato de seguir forjando buenos cimientos en lo importante.

    Comentario por Fab | septiembre 5, 2007 | Responder

  8. Finalmente Fab, creo que tu dignidad sale avante, y que no perdiste nada, al contrario, la vida te permite seguir adelante.

    Como bien dices, el hotel de paso es un suspiro de la vida, que en ocasiones se confunde con un falso oasis donde encontrar compañia.

    Comentario por gconstantine | septiembre 5, 2007 | Responder

  9. Curiosa la ‘mezcla de generos’ que se realiza con el fluir del texto.

    Y entonces, el dolor es más profundo que las heridas. Muy buena frase.

    Saludos!

    Comentario por marat | septiembre 8, 2007 | Responder

  10. mujeres fatal??? que rico despertar en esos lugares con buena compañia, a veces lo último que ves es la utilería como le llamo yo. 2 almas fingiendo y jugando al amor.. no lo discuto, pero cuando lo vuelves de diario.. mmm será igual de divertido?

    Comentario por Agla | septiembre 17, 2007 | Responder

  11. Mmmm, pues yo te diria que es como un espejismo, al principio es maravilloso pero con el tiempo se vuelve, como muchas cosas placenteras en la vida, algo tedioso.
    Sin embargo, sigues buscando esa compañía que ni tu mismo sabes como es, y eso se vuelve para mi un raro caso de la naturaleza humana.

    Comentario por gconstantine | septiembre 17, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: