Dwight Hartigan, a sin place…

Lujuria…

arabian-night.jpg 

 Un discreto homenaje a un fabuloso texto que habita en apuntodeturron…digo, para rematar un lunes soberbio!!!

Es un mundo pequeño este, es una sensación extraña, todos alrededor parecen iguales, caminan con prisa por entre el mercado, parecen con sus miradas pérdidas en el horizonte, de vez en vez puedo percibir alguna sonrisa, se pueden adivinar los contenidos de aquellas cajas con tan sólo el olor que emiten, una mezcla entre tonos suaves a hierbas de bosque, y la fuerza que llega del otro extremo de las diversas clases de pescado que aquí se venden, un aroma crudo pero que denota frescura.

He llegado aquí por referencia del joven Kuang Yu, me ha recomendado el lugar pues parece ser el lugar perfecto para encontrar los ingredientes adecuados y necesarios para la elaboración del Kayseki Riori, una delicia culinaria que he descubierto en este reciente viaje y que resulta ser toda una provocación a los sentidos, motivo por el cual no deseaba dejar de conocer en su elaboración, en ese secreto que provoca y excita.

El lugar es una locura, gente, animales, productos, cajas, existe toda clase de productos naturales en este sitio, no pensaba encontrar tanta variedad en un lugar tan reducido, puedo llegar al fin a un lugar menos aglomerado, los multicolores de las frutas se mezclan con el fresco tono de las verduras, ya con mayor calma puedo caminar entre los pasillos, reconocer mejor los rostros y los gestos mismos de la gente, de los niños, es realmente bello el lugar cuando lo puedes observar de manera aislada, estando dentro del tumulto pierdes esta magia.

De repente y ya en esta quietud una imagen me llama la atención, ella sobresale del resto de la gente, luce tan concentrada en su labor de seleccionar berenjenas, provoca en mi la curiosidad de seguirle, y en el fondo me provoca algo más, es de figura delgada, lo refleja bien el vestido ceñido, encuentro en ella un elemento que no logro adivinar, una sensación obligada a voltear hacia ella, a seguirle, a adivinar su pensamiento mientras de manera delicada, silente, pero firme, acaricia cada producto que va de manera cuidadosa seleccionando, se mueve cadenciosa entre cada estante, parece nerviosa, el reflejo del sol que entra a pleno por los huecos del techo le bañan la figura, en ocasiones es la silueta lo que adivino, y cuando voltea como buscando, puedo deleitarme ante sus ojos de un café absoluto que resaltan en el fondo blanco de su mirada.

Me dirijo hacia su cercanía, mi mente empieza juegos imaginarios, mis fantasías se encienden con el ir y venir de su figura, voy intentando acercarme, pero prefiero seguir deleitándome con su presencia, trato de pasar inadvertido, de que no descubra mi presencia, de mantener la naturalidad de sus movimientos, de sus expresiones.

Sin perderle de vista, distraigo mi atención en los estantes de especias, me sorprende de nuevo  la gran diversidad de productos que existen, pero sólo es unos instantes, siento su presencia cercana, llegan a mí un aroma en notas de rosa y jazmín, mezclados con sándalo, vetiver y vainilla inconfundible, una creación perfecta de Ernest Beaux, que en ti se vuelve más que perfecto, y que lleva a mi mente a milímetros de ti, a sentir esa sensación completa, a recorrer esa figura envuelta en esa seda con detalles a la cintura que luce fabulosa, a acariciar tu vientre plano y firme, a guiar mi aventura hacia tus pechos, erectos, sensibles al tacto, a recorrer con mis labios el cuello que se deja adivinar entre tu cabello largo, oscuro, para llegar al lóbulo de tu oreja y humedecerla suavemente, susurrando a tu oído… “luces hermosa”… mientras mis manos suavemente siguen recorriendo las líneas de tu cuerpo…

Sigo mi recorrido en búsqueda de los ingredientes, llego al área de pescados, su presencia la siento cada vez más cercana, marcada en mi mente, no puedo dejar de pensarla, la miro de reojo y observo la abertura que muestra su vestido, su muslo que guía suavemente a sus caderas, la invitación a imaginar de nuevo se presenta, recorro la tela suave del vestido, y con mis labios voy cubriendo la tersa piel de sus piernas, firmes, largas, bajo a la pantorrilla, beso sus tobillos, trazo figuras con mis labios en la parte posterior de sus muslos, llego al inicio de su trasero firme, bien marcado, y siento el calor y la humedad entre sus piernas, sensación que invita a liberar esa pasión que llevas por dentro.

Sigo mi andar entre los pasillos angostos del área de especias, llego hasta el área de carnes, sigo avanzando para encontrar lugares donde se venden aves multicolores, doy vuelta y encuentro granos, soya, arroz, sigo mi camino para regresar de nuevo a las áreas de frutas, de verduras, y tu siguiendo silente mis pasos, en instantes rápidos, como tratando de perderte pero teniendote cerca siempre, en momentos lentos para hacerte sentir culpable, veo que te sonrojas, imagino que acaricio con mis labios esas mejillas ruborizadas, que beso suavemente tus párpados cerrados, que encuentro finalmente tus labios rojo púrpura, haciendo explotar la pasion contenida, la emoción hasta ese momento controlada, y quedando prendido a ti en un beso intenso, infinito en el tiempo…

Y en este juego que vamos llevando decido crear un momento para hacer contacto contigo, me encuentro frente a ti, siento tu presencia tal cual la vengo deseando desde que te ví, puedo tocarte brevemente, llenar mi alma con ese aroma exquisito que despides, busco tu mirada, la encuentro, puedo ver en ella lo mismo que siento, percibo la excitación de tus pechos que se asoman por esa rendija breve que invita la mirada, siento la humedad de tu cuerpo, y con tan solo eso mi imaginación me hace sentir entre tus piernas, alojado por el calor de tu sexo, sintiendo la humedad que cubre al mío, marcado por tus manos que de pasión desgarran, ceñido firmemente a tu cintura, dejandome llevar por tu cadencia, sintiendo como mis fuerzas ceden al placer recibido, siento un sudor frío que recorre mi frente, vuelvo a tu mirada, debo disculparme, lo hago y me retiro…

Trato de perderme de su vista, de esconderme para ver sus reacciones, para descubrir sus deseos, y la veo concentrada, cierra los ojos, debe estar imaginando, sintiendo, es el momento y el lugar, me acerco lentamente, mientras ella continúa su fantasía, llego hasta su espalda, la recorro, apenas con la punta de los dedos puedo sentir sus pezones erguidos, su respiración entrecortada que se confunde con la mía, y mi deseo intenso de sentirme dentro de Ella, levanto su vestido buscando la humedad de su sexo, lo acaricio lentamente con mi mano para reconocer su respuesta, un gemido leve que provoca todos mis sentidos, y así, de espaldas, la penetro tapando su boca para evitar el grito que nos descubra, acaricio sus pechos, sus hombros, siento sus cabellos, recorro su espalda nuevamente en un ir y venir que incrementa el fuego alrededor, el calor que va envolviendo, te sostengo de la cintura para sentirme unido completo, para incrementar la fuerza de este encuentro frenético, hasta explotar totalmente, sentir la fuerza de tu cuerpo, la intensidad completa y absoluta del placer.

Agotados, exhaustos, con la mirada pérdida, poco a poco vamos recuperando la fuerza, compongo mi figura, tomo algo de fruta para refrescar la sequedad de mi boca, la junto a tus labios para sentirlos inflamados, húmedos, los llevo como un recuerdo pleno del momento vivido, te miro por última vez con ese brillo de lujuria que cubre tus ojos, entiendo bien ahora lo que siento, eres pasión completa, un elemento peligroso capaz de causar adicción, mi corazón me pone en alerta, debo irme, antes de que me hipnotices con tus encantos y no quiera irme nunca, me retiro rápidamente, jamás te volveré a ver…

octubre 22, 2007 - Posted by | Sensaciones y vivencias

15 comentarios »

  1. Ahora si que estoy hiperventilada y respirando a través de una bolsita de papel como me lo recomendo para estos casos la Dama de las Letras.

    Jorge, tu texto: ¡EXCELSO!

    Mademoiselle: ¿que hacer, si la bolsa no funciona?

    Comentario por Abogada del Diablo | octubre 22, 2007 | Responder

  2. Como diria Luis Miguel mi estimada,

    No se tu, pero lo que soy yo! voy por un Sotol, minimo.

    A que los vientos de Santana…lo que nos vino a traer.

    Señor, su texto por si no lo sabe, se lo digo ahora, pondria de pie a la Monumental, vuelta al ruedo sobre hombros, rabo y orejas!

    Muy bueno!

    Comentario por Beatrix | octubre 22, 2007 | Responder

  3. Mi estimada, en este momento me dirijo a casa por un tequila, ¡carajo! y apenas es lunes.

    Comentario por Abogada del Diablo | octubre 22, 2007 | Responder

  4. … en plena Auditoria y con impartición de curso, ¡que malos son!

    Comentario por Abogada del Diablo | octubre 22, 2007 | Responder

  5. Definitivamente los estragos del incendio y los vientos de Santa Ana se trasladoraon a tierras del cabrito. Veo que allá también se elevó la temperatura

    Comentario por borregata | octubre 22, 2007 | Responder

  6. Abogada, debo aclarar, como dicen los morrillos, “yo no empece conste”, fue alla en las tierras del supremo chocolate donde se inicio todo -y temprano-…

    Y que el tequila le haya auxiliado en eso que le provocaron!!!

    Comentario por George Constantine | octubre 23, 2007 | Responder

  7. Beatrix, Usted pinto la traza del camino, yo sólo lo segui y mire a donde ha llegado…

    Comentario por George Constantine | octubre 23, 2007 | Responder

  8. Borre, confirmado, la elevaron desde San Diego y Tijuana, cruzaron varios estados, miles de kilometros e hicieron estragos en pleno Cerro de la Silla!!!

    Comentario por George Constantine | octubre 23, 2007 | Responder

  9. Pues mire, por lo menos ustedes cuentan con el Cerro de la Silla, y hasta baños de asiento se pueden dar!

    Pero nosotros aca! ni eso, el unico cerro digno de nombrar el es Colorado asi que como lo vea, la cosa en tierras de la Alta y la Baja California estan que arden!

    Comentario por Beatrix | octubre 23, 2007 | Responder

  10. Si, se puede percibir hasta aca Bea, imaginate!!!!

    Cuidate,

    Comentario por George Constantine | octubre 23, 2007 | Responder

  11. Estimado George,

    Me agradó el recorrido lujurioso que dibujaste en esa espalda recta, en ese cuerpo de pechos erguidos.
    Y yo me pregunto, ¿de cuándo acá los burros dejaron de florecer en primavera?

    Comentario por Marvin | octubre 23, 2007 | Responder

  12. Hube de leer allá, hube de leer aquí. Y luego volver allá y aquí. En fin, los textos estan hechos el uno para el otro. Llenos de esa sensualidad que ambos bloggers acostumbran derrochar a manos llenas (no importa si están llenas de berenjenas, carnes o bambú)
    Palomilla pregonera

    Comentario por fterrazas | octubre 24, 2007 | Responder

  13. Fab,

    Leo tu comentario y sabes? que acertado es, sin duda los textos estan hechos el uno para el otro.

    Que bueno que los disfrutastes ambos!

    Comentario por Beatrix | octubre 24, 2007 | Responder

  14. Estimada Bea, reitero lo dicho por Palomilla pregonera.

    Y acá entre nos, el viaje a los pensamientos de ambos personajes, resulto sumamente placentero.

    Mire que ya es jueves y no logro quitarme de la mente la imagen del bambú.

    Comentario por Abogada del Diablo | octubre 25, 2007 | Responder

  15. Muy bueno el texto!

    Como siempre, da gusto leeros.

    Comentario por marat | noviembre 5, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: