Dwight Hartigan, a sin place…

Aún a la distancia

desire-day-2.jpg 

Vives tan dentro ya de mí, te has instalado sin el menor temor, has ido recubriendo cada parte de mi pensamiento con tu imagen, con tus finisimos y elaborados detalles que a la vez lucen tan simples, pero que se introducen en mi alma y la dejan marcada, deseo tanto tu amor, lo deseo aún más que ayer, sentirte tan mía, sentirme tan cerca de ti, aún estando lejanos, sin embargo hoy aquí, en este lugar, por alguna razón, percibo tu presencia a tan solo unos pasos de mí, es como una fuerza intensa que con el pensamiento desea hacerte llegar a mí, este lugar, el sitio acostumbrado para vernos, frente a este enorme parque en donde la gente camina tranquila, sin el menor sentimiento de nostalgia, les observo caminar, me entretengo en sus rostros, en esas imágenes de risas, de miradas enamoradas, de niños deleitandose en sus juegos, de una calma absoluta entre quienes en ese momento cruzan mi camino y entre todos ellos busco tu mirada, imagino tu andar por entre los arboles, te veo correr por entre la hierba, con esos recuerdos me siento feliz, pero por dentro encendido vive un deseo por encontrarte pronto.

Algo en mi corazón me sigue diciendo que te encuentras cerca, que por algún juego irónico de la coincidencia te escondes entre las ramas de los árboles, y que, como un lazo invisible del pensamiento nos encontramos unidos.

Degusto este vino exquisito que me acompaña el recuerdo, su color cereza picota me fascina, lo recuerdo dibujando tus labios, bañandolos enteros, ese sabor afrutado que dejo en tu paladar, ese sabor a melocotón que combina soberbiamente con tu boca, esas notas florales, esos detalles de vainilla en el aroma me llevan inmediatamente a tu imagen, a tu rostro, a tu aroma, esta mezcla de uvas Cabernet y Sangiovese que el tinto Tignanello 2000 Marchesi Antinori tiene  me hace cerrar los ojos, el momento exacto de juntar mis labios a los tuyos, de disfrutar de nuevo el contacto con tu piel,  haciendome así desear aún más tenerte frente a mí,  y con una enorme fuerza pedir que así sea.

A lo lejos se dibuja una figura conocida, imposible reconocerla con este brillo de sol que me ciega, que solamente me deja observar las sombras, más sin embargo, tus ojos te identifican, tu sonrisa que brilla aún más que el mismo sol que refleja tu figura, estas ahí, caminando a tan solo unos metros míos, como extraviada, pero felíz, pensando seguramente en las tantas ocasiones que caminamos estos senderos abrazados, unidos por este sentimiento, deseando que nos mantuviera así toda la vida, pero, en esta ruleta del destino, nuestros caminos nos separaron, cada quien creo una vida lejos del otro, y ahora es el mismo destino el que nos tiene aquí, en el mismo lugar, tan cercanos, dispuestos a redescubrir aquellas sensaciones que tantas veces nos hicieron volar.

Y busco así tu mirada, te sigo con la mirada mientras doy otro sorbo a la copa del tinto, me pareces hermosa, precisa, no pierdes ese toque fascinante que me hechizo ya hace tanto tiempo, sigues recorriendo ese mismo camino que podríamos describir de memoria, caminar con los ojos cerrados, tan solo sintiendo el contacto de tu mano unida a la mía, como lo hicimos ya tiempo atrás, en fin, parece que al igual que yo anhelas el encuentro, más no lo esperas, vives, como yo, unida a ese recuerdo que nos hace tan felices.

De repente haces un alto, volteas hacia la trattoria donde me encuentro, y el deseo se vuelve realidad, tu mirada se cruza con la mía, al principio extrañada, tan sorprendida, te detienes por completo, luces paralizada, y yo me siento igual al sentir el embrujo de tu mirada, diriges tus pasos hacia mí, mi corazón late cada vez más fuerte, conforme te siento más cerca siento un ligero hormigueo que corre por mi espalda, apresuras tu andar, llegas frente a mí, y con todo el deseo guardado, con todas esas intenciones ocultas por tanto tiempo, te recibo en un beso apasionado, que me haga recordar toda esa historia vivida, que haga estallar en pleno la alegría por encontrarte de nuevo aquí, que te recuerde que jamás deje de pensar en ti, a pesar del tiempo y la distancia.

Y así volvemos en el tiempo, como si nunca hubiese pasado, tantas cosas por compartir, tantas anécdotas, sentimientos, vivencias, estas cosas que sólo contigo puedo expresar, detalles que sólo a ti te contaría, y que hoy te entrego como en aquellos días. La luna media luce con un brillo especial, nos cubre y deja su manto luminoso en esa sonrisa, en esa mirada enamorada que tanto he añorado, que hoy de nuevo encuentro.

Dejamos el lugar, yo sigo embelesado en ese destello que emite tu rostro, no puedo dejar de admirarlo, no puedes esconderlo, aún cuando tu mirada evade mi mirada, al momento de encontrarnos el magnetismo es único, y de nuevo esa mirada, flotas en un espacio que sólo nos pertenece, donde sólo tu y yo habitamos y tan bien conocemos, caminamos sin hablar, tan solo observandonos por tanto tiempo, llegamos al lugar donde hace meses me hospedo, sin hablar, tan solo con la mirada te invito a entrar y de igual manera asientes, sin necesidad de confirmar, sólo contigo lo logro, sólo contigo lo vivo.

Y estando ya en la habitación voy saciendo mi ansiedad, voy cubriendo con estas manos del tamaño de tus sueños tu cuerpo, voy acariciando suavemente tu rostro, y con los ojos cerrados voy recordando cada pliegue, cada lugar en donde mis labios, mis manos, mi lengua dejo algún recuerdo, mientras tú te dejas llevar, te entregas plena, no opones resistencia, y te unes a este ritual exquisito, tus manos recorren mi espalda, con tus dedos vas marcando tu territorio, este cuerpo que es completamente tuyo, pasas con tus labios a entregar caricias suaves, siento la humedad de tu lengua, mientras voy descubriendo entre tus piernas un calor sublime en donde deseo quedarme mucho tiempo….

Mis manos siguen su recorrido, acarician tu cadera, se posan en tu trasero firme, con el leve roce de la punta de mi dedo escribo tu nombre por tu abdomen, siento tu temblor, busco tu mirada, llego al nacimiento de tus pechos, ya ahora firmes, deseosos de ser invadidos por los poros de mi piel, los tomo delicadamente, dirijo ahí mis labios, los cubro completamente, voy dejando huellas en tu aureola, tus pezones son una suprema delicia, llego a ese punto donde una delgada línea separa tus pechos, los disfruto como la ofrenda de amor inmensa que recibo, tus manos ya con mayor intensidad dejan huellas en mis hombros, tus labios parecen buscarme ansiosamente, y los voy guiando hacia mí con besos delicados, apenas rozándolos, manteniendome a distancia, hasta sentirte encendida, completamente llena de pasión, y entonces cubro completa tu boca con la mía, exploro tu paladar con mi lengua, descubro esas notas florales, ese sabor afrutado, esa sensación de madera que el tinto dejo marcada, voy bajando por tu cuello, pequeñas caricias de mis labios que provocan, que buscan hacerte explotar, tus ojos no se abren, los cierras aún más fuertes, pareciera que no dejas salir todo este cumulo de sentimientos que como una reacción en cadena van en aumento, y continúo mi labor, me encuentro de nuevo con tus pechos, con esa piel suave, exquisita, memorable, y deseando hacerte explotar, liberar toda ese sentimiento reprimido, llego a tu sexo ya húmedo, cálido, y lo voy acariciando suavemente, mi lengua lo va disfrutando al máximo, voy observando como cambia a un color aún más calido, voy sintiendo el sabor excitante de ese nectar que va desprendiendo, y tu cuerpo se arquea, busca elevarse hacia el cielo, con tus piernas me mantienes cautivo, y sigo este encuentro maravilloso con tu sexo, hasta que tus fuerzas no dan para más, te derrumbas con un grito de enorme placer, pero deseosa de seguir este camino hacia el climax, y con tus manos tomas mi rostro, lo llevas deseosa hacia ti, te unes a mi con tus labios hinchados, parecen así descargar toda esa vorágine oculta por mucho tiempo, mientras que mi cuerpo te busca, mi piel se funde a la tuya, mi sexo se introduce en el tuyo y soy perfecto ahora ya unido completamente a ti, soy ya enteramente tuyo, vivo en ti, soy parte de tu cuerpo, y ya ninguna fantasía se asemeja a esta realidad, mi sexo habita perfectamente en el tuyo, y en esa unión exacta nuestros cuerpos encuentran un punto de máximo placer, deseas sentirme tan dentro de tí, te deseo sentir así, como siempre lo había anhelado y hoy por fin lo vuelvo realidad, ante tanta pasión desbordada, el camino hacia el máximo placer a tu lado es sencillo, es tan simple dejarnos guiar como en un lenguaje secreto que sólo tú y yo conocemos, en un vaiven delicioso que presagia el momento en que la entrega es total, has alcanzado la cima a mi lado y entre piel, humedad, calor, este amor se consuma completo, dejando una promesa de jamás, jamás olvidarnos, por todo aquello que unidos vivimos, aún a la distancia…

Y al final sólo me quedo con tu imagen radiante de felicidad abrazada a mi lado, y mi firme pensamiento, eres alucinante, eres tan valiosa, tan adorable, que dicha tenerte en mi camino, andar al lado tuyo hacia ese lugar donde el amor no se equivoca…

noviembre 7, 2007 - Posted by | Sensaciones y vivencias

7 comentarios »

  1. Sr. Constantine.

    Me tomo toda la mañana recuperarme para poder decirle, manifestarle o medio intentar expresar.

    Cuanto disfrute sus letras, usted nos somete, mas seguido cada vez a lecturas deleitosas y sutiles.

    Gracias mil,

    Comentario por Beatrix | noviembre 7, 2007 | Responder

  2. ESTE párrafo es excelente: “Algo en mi corazón me sigue diciendo que te encuentras cerca, que por algún juego irónico de la coincidencia te escondes entre las ramas de los árboles, y que, como un lazo invisible del pensamiento nos encontramos unidos”

    Aquí la frase es solamente “sin embargo” elimina ese más de mas🙂
    más sin embargo, tus ojos te identifican, tu sonrisa que brilla aún más que el mismo sol que refleja tu figura

    Si hablas en plurar: labios, manos aunque al final diga lengua, debes respetar el plural:
    cada lugar en donde mis labios, mis manos, mi lengua DEJARON algún recuerdo.

    Me gustó el texto, pero puedes mejorar.
    Palomilla sangroncita

    Comentario por Fab | noviembre 8, 2007 | Responder

  3. En serio Palomilla, honestamente, ¿que haria sin ti??? espero seguir -para ti- en el buen camino, me seguire esforzando, como siempre gracias, ayudas bastante.

    Comentario por gconstantine | noviembre 8, 2007 | Responder

  4. Noble Caballero:

    Te reitero lo comentado anteriormente, se puede notar y palpar la madurez de tus letras.

    Haré mi labor de Abogada del Diablo (ya me conoces), y recomendaré que a la Palomilla correctora de estilo, se le gratifique por tan noble labor.

    обнимаем

    Comentario por Abogada del Diablo | noviembre 8, 2007 | Responder

  5. Lo repito Abogada, sin esa Palomilla disfrazada de conciencia literaria, ¿que sería de mí? aunque ahora entiendo asesora a un Duende que la tiene muuuuy ocupada (y la entiendo)…

    Saludos!!

    Comentario por George Constantine | noviembre 8, 2007 | Responder

  6. Señor Martínez, es usted intenso con las letras, los puntos y, sobre todo, con las comas.

    Esa última línea me provocó una sonora carcajada. Y no de burla, simplemente yo me sonrío cuando la última línea es genial y contundente.

    Y es cierto, su estilo se define más y más cada día.

    Comentario por Marvin | noviembre 8, 2007 | Responder

  7. Caray, si el tiempo pudiera detenerse, seguro se detendría en un momento de esos.

    Saludos!

    Comentario por marat | noviembre 9, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: