Dwight Hartigan, a sin place…

Y se va la vida

synth-noir.jpg

Siento como el recuerdo me traspasa, me parte en dos, sensaciones internas que van cubriendo mi cuerpo, que van llenando de oscuridad y van dejando su terrible huella en mi mente, la soledad es inmensa en este lugar, solo me encuentro enfrentado ante mis temores, ante mis demonios, ante mis pecados que hoy se presentan frente a mí implacables, prestos a hacerme pagar todo aquello que he causado en este tiempo, sin posibilidad de argumentar absolutamente nada, sin probabilidad de perdón alguno que me permita ver la luz que me guió durante tanto tiempo, que he perdido para siempre, que me ha sido prohibida hasta el final de este mundo, si acaso existe final, pues parece que el veredicto es una condena eterna.

Me cubre esa sensación de vacío el cuerpo, estoy abandonado plenamente a su merced, un frío intenso me recorre, subyuga mis sentimientos y los absorbe por completo, no existen ya, tan solo observo las yagas que aparecen en mis manos, en mis brazos, la forma como mi piel se quiebra, dejando brotar la sangre, que llevo a mis labios para poder alimentarme de algo, pero tampoco percibo sabor alguno, solo siento que mi cuerpo se va tiñiendo de rojo, y que el vacío que siente mi alma se vuelva más, y más profundo, dejando completamente árida mi ilusión, aquel deseo que habitaba en mí y que me daba vida y que ahora también me ha abandonado.

Es en esta oscuridad donde me he ido perdiendo, lenta, tristemente, donde a cada paso que doy me sumerge aún mas en este abismo que parece nunca acabar, pero al cual me he ido acostumbrando tanto, que hoy habito y reconozco perfectamente en sus trechos, sus caminos pedregosos y empinados, donde mis pies se clavan y dejan huellas de dolor intenso, sus cavernas oscuras y gélidas donde dormito deseando no despertar ya nunca, la lluvia que como ácido quema mi piel dejándola marcada como recuerdo del sufrimiento que aquí debo vivir, por todo aquel dolor que a los demás hice sentir, el aire que con su composición tóxica se introduce en mis pulmones quemando, pulverizando lo que llevo adentro, dejándome sin respiro, sin ánimo para continuar un camino desconocido, sin sentido alguno,  pues mi destino se ha perdido, no depende de mi, depende de otros entes, de seres que incluso desconozco pero que marcan impasibles ese trayecto que sólo ellos hoy conocen, que son parte de esa imagen que vive en mi mente, que me atormenta paso a paso, que no me deja en paz en ningún momento, pero que también son el  motivo que me impide terminar con este sufrimiento, pues mi orgullo ha de ser más grande que este dolor, no me verán nunca caído al alcance de las fauces de las bestias que habitan esta pradera, no por supuesto, puedo ser más hábil que ellos, puedo engañar, seducir, distraer, eso aún no lo olvido, no lo he perdido, son mis armas útiles con las cuales sobrevivo en este mundo, y serán aquellas con las que pueda encontrar el camino de la verdad, de la única y absoluta verdad que me habrá de guiar hacia ese lugar de calma, de remanso, en donde mi alma podra descansar tranquila, donde mi cuerpo puede ser entregado al final de su camino, donde mi alma puede volar libre, donde puedo al final ser sólamente yo.

noviembre 26, 2007 - Posted by | Sensaciones y vivencias

5 comentarios »

  1. El juez que se encuentra en nosotros nos asigna el castigo que merecemos, somos nosotros mismos quien decidimos purgar nuestras culpas de acuerdo a nuestras acciones. Somos nuestro propio verdugo y también nuestro propio salvador.
    Palomilla metafísica

    Comentario por fterrazas | noviembre 26, 2007 | Responder

  2. Estimado Caballero:

    Al final del camino, ese lugar de calma, de remanso, en donde su alma podra descansar tranquila, existe.

    Reciba un fuerte abrazo

    Besos,

    Comentario por Abogada del Diablo | noviembre 27, 2007 | Responder

  3. Asi es, algunos le llaman muerte, otros, solo libertad de ser uno mismo…

    Comentario por gconstantine | noviembre 27, 2007 | Responder

  4. Me gusta ese ser humano atormentado por las culpas y la tristeza, es adentrarse a lo más sublime del ser, te hace sentir vivo, creando en ti la coraza para caminar.

    Nunca te encuentras tan en contacto contigo como cuando el sufrimiento te roza la vida.

    No porque me guste el sufrimiento, es más bien por los extremos que se tocan; ambos tienen cierto extasis.

    Bien, me gusto mucho.

    Comentario por cuatroletras | diciembre 5, 2007 | Responder

  5. Pues mira, te agradezco lo que dices, en realidad asi fue concebido, a partir de un dolor interno que se libero algo al escribir esto, y como bien dices, ambos extremos tienen su extasis, aqui se busco el otro lado.

    Que bueno que te gusto, es totalmente un honor, en serio,

    Comentario por George Constantine | diciembre 5, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: