Dwight Hartigan, a sin place…

1460 días

The Longing 

Esa noche fue especial en nuestras vidas, y como tal le diste el toque perfecto, cuidaste cada detalle en tu imagen, lucías más que fenomenal, divina, única, fuiste reservando sorpresas a cada instante y yo ante tal cumulo de detalles me fui dejando llevar.

Tu presencia siempre en un negro clásico que te identifica plenamente, has cambiado tu cabello, te hace ver aún más radiante, te notas ante todo feliz, algo angustiada pero feliz, llego al lugar de la cita y te puedo identificar a la lejanía, presurosa esperando quizá mi llegada, y al verme sonríes iluminando el lugar, te acercas a mí y nos encontramos en un beso como cada uno de los que nos entregamos, único, fantástico, que hace revivir todos los instantes del pasado que tenemos atesorados en este baúl de recuerdos privado.

La mesa puesta, arreglada muy a tu estilo, has montado un servicio completo, tu escoges el vino blanco Torres Gaudas que siempre ha sido tu favorito, de mi lado observo que has puesto un Phillip Togni tinto que nos recuerda aquel encuentro del 2004 en Houston.

El beso se prolonga, se vuelve intenso, puedo recorrer de memoria tu figura, hoy deliciosamente marcada por este vestido ceñido, los hombros y la espalda descubierta, mejora tu imagen cada vez que nos vemos, eres más mujer, más madura, mas perfectamente hermosa. Me detienes en este camino por la búsqueda del deseo, me pides que pasemos a la cena, “me urge mostrarte las sorpresas”, ya el vino fue una, pero antes de cualquier otra cosa, aparecen ofreciendo en un par de copas largas el Billecart Salmon Brut Rose con el que celebramos aquella primera ocasión en Provenza, veo que estas decidida a hacerme recordar los instantes más bellos vividos a tu lado.

Celebramos la vida, los recuerdos, los instantes, las malas y excelentes experiencias, embelesado, fascinado, encantado como siempre con tu rostro, escuchandote narrar todo lo vivido a la lejanía, lo conocido, lo aprendido, lo que te ha hecho crecer y madurar en tus opiniones y en tu forma de ver la vida, aún más me encantas, no verte en este tiempo me ha hecho extrañarte y hoy que de nuevo te veo me siento más unido a ti, a lo que hoy me muestras y que compartes. A lo lejos escucho…

“…todo es un misterio, poderoso y místico, cuando vuela el alma, y encuentro tu destino, ligado a aquel camino, que acaba siempre pensando en ti…”

Siempre lo pense así, este camino, todos los caminos acaban siempre contigo, y hoy lo confirmo…

Se apaga la luz completamente dejando pasar sólo el brillo de luna de este ventanal enorme que permite ver la ciudad a pleno, que baña tu rostro y tu cuerpo exquisito, el servicio se retira dejando un camino de velas cuidadosamente colocado y orientado hacia el lugar donde por primera vez nuestros cuerpos se entregaron mutuamente marcando para toda la vida esta unión.

“…todo se hace nuevo, espontáneo y único, y es mayor el sueño, después de haber tenido, tus brazos y los míos, tocándonos la piel y sentir…”

Y es eso lo que mi mente tiene, un deseo intenso de sentir tu piel, de ir grabando de nuevo con mis labios tu figura, así me hinco ante ti y voy recorriendo con besos tus pies, tus piernas, tus rodillas, tus muslos, puedo ver como lo vas sintiendo, te acaricias los pechos, los aprietas y continuas acariciando tus hombros, tu vientre, yo me alojo en el centro de tu placer y me deleito de la humedad que éste emite, el sabor a la uva champagne del Brut Rose se vuelve tentadora, sorbo un trago del vino delicioso y lo mezclo con el sabor de tu piel, alojo el líquido en tu vientre, lo veo temblar al contacto, escurre creando un camino que sigo ansioso, mi paladar, mis labios, mi lengua se van llenando de esta unión deliciosa hasta llegar a ese punto que te hace volar, tomo otro trago de vino y lo derramo en tu sexo, mi lengua lo esparce por cada rincón y se queda impregnandolo incesantemente, tus sentidos te han llevado lejos, muy lejos, con tus manos aprietas mi cabello, pareces indicarme el camino y lo entiendo al escuchar decir…”no pares, estas en el punto, no pares…”, y sigo mi camino, vuelvo a humedecer tu sexo cálido con el champagne, de nuevo marco caminos en tu interior que incrementan tu pulso a tope, tu cuerpo se dobla, se arquea, se manifiesta ante la intensidad de lo que estas viviendo, muerdes tus labios, los sangras, eres intensa, eso lo recuerdo muy bien, las marcas en mi espalda lo confirman…

Ahogada en un grito queda atrapada toda tu pasión, tu cuerpo encendido a pleno, tus fuerzas se doblegan ante esa sensación absoluta, en un murmullo atinas a decir…”quiero sentirte dentro, muy dentro de mí…”, me retiro a observarte, me libero de las prendas que aún porto, ya excitado me dispongo a cumplir lo deseado, entro en ti sin dudarlo, siento ese calor exquisito que se da al envolver tu sexo al mío, la humedad que existe, lo delicado que como flor se muestra ese punto donde todo el deseo a su máxima expresión se libera.

Tomo tu cuerpo delicado, lo acerco a mí lentamente y lo voy llevando en un vaivén que te hace sentir mi virilidad dentro de tu perfecto cuerpo, siento la fragilidad en tu cuerpo pero a la vez la imagen de belleza y armonía en tus muslos que me rodean, en tu cadera fundida a la mía, en tus pechos que se agitan con el movimiento de esta danza erótica absoluta, tu cabello se desliza y va dibujando una figura que te cubre parcialmente haciendote ver aún más hermosa, mostrando que tu satisfacción es plena. Es esa imagen la que me va provocando, voy sintiendo un escalofrio recorrer mi espalda, seguir por mis piernas, alojarse en el centro de mi cuerpo y sentir la descarga total de la energía que mi sexualidad emite dentro, muy dentro de ti…

Sientes ese calor húmedo que ahora inunda tus adentros y te sujetas a mi cuerpo, te fundes no solo en el centro de nuestros placeres, sino en la piel, en nuestras almas que ya son una sola,  a lo lejos un espejo es testigo y deja imágenes grabadas para la eternidad, tu y yo unidos a plenitud, como en un principio, como en este instante…

Caemos rendidos, agotados por la magnificencia de la noche, me pierdo en tu imagen reposando, dormida, desnuda, fascinante, única, te abrazo a mí y nos perdemos en la quietud de la noche, hasta que nos damos cuenta, va saliendo el sol, es tiempo de que cada quien se dirija a sus ocupaciones, tú en esta cuidad, yo hacia un destino distinto.

Renacemos de nuevo en cada encuentro, la completa felicidad nos inunda y estamos compenetrados aún más que ayer, celebramos un encuentro más, de estos 1460 días de estar juntos, unidos, odiándonos, deseándonos, amándonos…

diciembre 21, 2007 - Posted by | Sensaciones y vivencias

6 comentarios »

  1. 1,460 días = 35,040 horas = 2,102,400 minutos = 126,144,000 segundos que precisas son las matemáticas.
    Palomilla matemática.

    Comentario por La Gioconda | diciembre 22, 2007 | Responder

  2. “1460 días de estar juntos, unidos, odiándonos, deseándonos, amándonos.”

    Le diste al corazón de mi corazón.

    Gracias y Felicidad.

    Comentario por Abogada del Diablo | diciembre 24, 2007 | Responder

  3. MAESE DWIGHT:

    Este parpadeo es increible:

    quien lo escribio?

    Se apaga la luz completamente dejando pasar sólo el brillo de luna de este ventanal enorme que permite ver la ciudad a pleno, que baña tu rostro y tu cuerpo exquisito, el servicio se retira dejando un camino de velas cuidadosamente colocado y orientado hacia el lugar donde por primera vez nuestros cuerpos se entregaron mutuamente marcando para toda la vida esta unión.

    FINALE FELIICCI PARA MI CARNALE JERMANOIDEO.

    Comentario por Nancy Callahan | diciembre 24, 2007 | Responder

  4. 1460 entre 365…

    veamos que pasa cmo dijo mi prima marillyn, con la comezon del septimo annio.

    feliz aniversario Maese Dwight.

    le deje un adios peca ominoso (temporal) a constancio, en el infernaculo femenino y jurisconsultorico.

    es que se le extranniaba en el ala norte del infierno.

    Comentario por Nancy Callahan | diciembre 24, 2007 | Responder

  5. Bueno, este fue a petición de la exquisita Cordelia, que pidio nuevas letras, y ya acabaremos el año con algo más, seguro…

    Saludos a todos!!

    Comentario por Dwight Hartigan | diciembre 24, 2007 | Responder

  6. Esperaré serenamente tus letras.

    ¿A quién engaño?

    La verdad es que las esperaré con ansiedad.

    Un Beso,

    Cordelia

    Comentario por Cordelia | diciembre 26, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: