Dwight Hartigan, a sin place…

En ausencia de ti

alone_2971417223_dc1832163f

Creaste un mundo fascinante que nos llevó más allá de lo que la imaginación pudo crear, le diste formas, colores, sensaciones únicas que forman parte de ese lugar al cual me invitaste a formar parte…dejaste grabadas imágenes maravillosas que en el horizonte se quedaron permanentes y a las cuales puedo dirigirme para revivirlas cuando la soledad me invade y busco quedarme prendido a tu recuerdo…no eres perfecta, ni eres un ángel, pero eres lo más cercano a aquel ser con el que desearía compartir el resto de mis días, aprendí a conocer nuevos mundos a tu lado, a llevar mi vuelo junto a ti lejos, muy lejos, donde sólo tú y yo podríamos estar.

 

Pero en algún momento un raro virus invadió las entrañas de nuestra creación, las heridas se abrieron y crearon grietas profundas en los cimientos, calaron hondo hasta llegar al centro principal, deterioraron los valores que nos hacian ver enormes ante cualquier obstáculo…lentamente fue cubriendo todo el espacio, creando una oscura capa de rencor, temores, ausencias, y una sensación de olvido que erosionó a plenitud el espacio que antes ocupaba brillo y color, y así, lejos de encontrar un modo para seguir dando fuerza a esta unión, los lazos se volvieron grilletes, las caricias se volvieron lanzas dirigidas al corazón cada vez más frágil, los besos se llenaron de veneno que purga ahora lo que queda de este espacio, el aire viciado se introduce en el cuerpo e intoxica, quema las entrañas, aquellas entrañas que se incendiaban tan solo con el toque de nuestras manos, con el roce de nuestros labios, con la unión de nuestros cuerpos y que provocaban una explosión de pasiones que parecía no tener límite alguno, ni punto final…

 

Así hoy el panorama luce gris, oscuro, más sin embargo, escondido, en el fondo recóndito de este espacio, luce brillante el pétalo blanco de una rosa, cubierta del ambiente estéril por unas pequeñas pero fuertes hojas verdes, que parecen ir lentamente cubriendo sus alrededores, en espera de que el calor de un tenue rayo de luz le retorne a la vida en su momento, indicando que la posibilidad de crear se mantiene, existe, no muere, aún cuando el ya deteriorado corazón pareciera necesitar morir para renacer de nuevo en algo aún más fuerte…

  

diciembre 11, 2008 - Posted by | Sensaciones y vivencias

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: