Dwight Hartigan, a sin place…

Explorando…

 

2091704802_9efec36044_kiss

Encuentra Ella ahora una sensación distinta, es como haberlo anhelado toda la vida y de repente tenerlo ante sus ojos, su pensamiento estaba tan adiestrado a pensar que esa persona, con las características, detalles y momentos se había perdido en un mundo oscuro y lejano, pero lo encuentra ahora, y es curioso, no sabe como reaccionar, pero se despreocupa y  tan sólo se deja llevar por lo que siente, por ese calor que le va cubriendo y que le agrada, un calor familiar, conocido…

 

De esa forma va aprendiendo a compartir, a mostrarle detalles tan suyos que nunca pensó compartirlos con Él ya jamás, un ser perdido, pero que se convierten en este momento en instantes tan plenos que se quedan grabados en sus memorias para siempre, sin necesidad de algo más que el sentimiento que comparten y que han ido cultivando por estos años, con tanto aprendido, con tanto por aprender, pero en un punto tan estable hoy mismo que no hay más camino que tomarlo, cuidarlo, vivirlo…

 

Y con todo ello dentro existe una llama que no ha dejado de encender, que es capaz de convertirse en una hoguera que los envuelve en cada toque, cuando esa mirada se convierte en un brillo cristalino a la luz de la luna y se puede percibir el deseo en el aire, la necesidad de sentirse unidos el uno al otro, la marea crece y así ellos la contemplan…la noche entonces los va llevando por ese camino, redescubriendo el sendero que tantas veces han recorrido, por ese camino que los ha llevado a tantos horizontes, a tantos paisajes dibujados en la fantasía, hechos realidad por la magia que emana de su ser…

 

El momento es preciso, después de haber compartido momentos, lugares, instantes de un modo único, maravilloso, es la misma fascinación la que se despliega en la oscuridad de la noche y hace que sus labios se encuentren, en la unión precisa que sólo entre ellos puede darse, explorando lentamente, buscando el punto donde explotan los sentidos, hallando sorpresa en lo que se encuentra, llevando a la imaginación a trasladarse a otros sitios, a otros lugares, a llevar ese encuentro al punto completo donde antes han volado…

 

Sus labios son un elixir que destila locura, y en ellos encuentra a cada milésima una sensación distinta, agradable, plena, su piel es una mezcla de ternura y deseo, recorrer su interior es ir alejándose de la realidad, sólo sintiendo su contacto, deseando volver eterno el encuentro, detener el tiempo en ese instante para guardarlo para siempre en la memoria…

 

Ella sigue en esa búsqueda por un punto de placer el cual encuentra, y con ello le provoca sentimientos aún más intensos,  Él en su mente ya vuela en una ráfaga lejana y con ello la siente completa, puede reconocer su piel desnuda, recorrer sus hombros, acariciar con estos mismos labios su espalda y detenerse de nuevo en cada punto donde Ella vibra y emite sonidos que le confirman aquello que siente, llegar a su vientre tembloroso y pasar la lengua por su ombligo cálido, provocado por la humedad del momento… descubrir en este viaje alucinante sus pechos, rozar y circular sus pezones tiernamente, dejando un ligero mordisco en cada uno que prenda más fuego en su interior, seguir a su cuello y permitir que el tiempo corra sin límite, tomando el tiempo suficiente para cubrirlo todo sin dejar punto descubierto…  y en un flash regresa a la realidad, es Ella aún, no es un sueño, pero todo es creado por el toque de sus labios, por la forma absolutamente magistral de besar, esa forma que sólo Ella desarrolla, que sólo en Ella se percibe, y que provoca la más grande de las ilusiones, sin necesidad de nada, tan solo de unir sus labios y dejar que la fantasía vuele, invada el sitio, y los transforme a los dos, hasta sentir la perfecta unión de su existencia que indica lo fuerte e inmenso de su sentir…. la ilusión ha vuelto, transformada en algo aún más trascendente, y lo disfrutan tal cual, el tiempo que dure, que pudiera ser eterno…

 

TACF

marzo 31, 2009 - Posted by | Sensaciones y vivencias

1 comentario »

  1. Prosa poética leía ayer en un libro.

    Son momentos que se diluyen en letras.

    Tus textos me dan envidia, ahora que ando sacando todas mis malas emociones puedo decirlo, tal vez después los oculte fingiendo demensia.

    Sólo haces que recuerde y disfrute con los mordiscos.

    Sauludos

    Comentario por Cuatroletras | abril 3, 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: